De esta sencilla forma, os planteaba hace unos días en mi galería de Instagram, si estabais observando un salmorejo u otra propuesta gastronómica fresca, sabrosa y nutritiva para los días de calor primaveral que estábamos disfrutando o “padeciendo”, dado que como dice el sentir popular, “nunca llueve a gusto de todos“.

Me encanta la fruta -en estos días las cerezas, una de mis frutas favoritas- y debo reconocer que la papaya ha sido un descubrimiento para mí dado que no la consumíamos con frecuencia en nuestra casa. Es una fruta muy nutritiva,  de agradable textura, no excesivamente dulce y muy saludable. Os invito a probarla y a preparar con ella, vuestros batidos, postres y ensaladas favoritas.

Ya no tenéis disculpa alguna para disfrutar de un postre sencillo, muy nutritivo, bajo en calorías-según opciones- y muy apropiado para los días de calor.

Ingredientes:

1/2 papaya de Canarias.
1 plátano de Canarias.
1 yogur desnatado.
1 cucharadita de miel.
2 cucharaditas de azúcar Panela (opcional).
Trocitos de papaya, cereales, o frutos rojos y menta para decorar.

Preparación: Lavamos la fruta con agua fría, la secamos con papel absorbente de cocina, la pelamos y la cortamos en pequeñas porciones que introducimos en la batidora con los trozos de plátano, el yogur y opcionalmente, una o dos cucharaditas de azúcar Panela según el dulzor que tenga la fruta. Batimos muy bien hasta obtener una mezcla homogénea.

Presentamos el postre en pequeños cuencos, decorando a nuestro gusto con trocitos de papaya y miel.

Nuestra segunda opción dado que la papaya de Costa Rica era más dulce, ha consistido en suprimir el azúcar y la miel y decorar con trocitos de papaya, frutos rojos y una hojita de menta.

Con este postre sencillo en cuanto a su preparación, rico, fresco y saludable, me despido de vosotros hasta la próxima entrada o post en mi/vuestra cocina.

Feliz fin de semana amigos.

Carpe diem.