Durante nuestra visita a Úbeda, nos detuvimos a comer en el restaurante “La Bodega de Úbeda”, entre plato y plato, el camarero nos obsequió con unas deliciosas tostadas de pan frito sobre las que pudimos observar unas pequeñas alubias verdes frescas y pequeñas, trocitos de tomate natural, cebolleta picadita y trocitos de bacalao desalado. La textura de las alubias era crujiente y su sabor dulce, una combinación excelente. No dudé en consultarle al camarero dónde podría comprar las alubias dulces y nos informó que podríamos conseguirlas en el mercado municipal de Úbeda al día siguiente. Dicho y hecho, al día siguiente a primera hora, nos dirigimos al mercado y compramos 3 kilos de alubias dulces dado que el día siguiente era Jueves Santo y teníamos que regresar a Coruña.

Hoy comparto con vosotros una sencilla forma de preparación de esta estupenda legumbre sin olvidarnos de que estas alubias dulces -así las denominaron en Úbeda- si son de tamaño  pequeño, son muy tiernas y crujientes. Es una delicia comerlas al natural combinándolas a nuestro gusto con otros alimentos como ya os he comentado, entre los que no debería faltar nunca un excelente Aceite de Olive Virgen Extra de Córdoba.

Ingredientes:

250 gramos de alubias dulces.
1 cebolla roja.
1/2 cebolleta.
3 huevos camperos.
60 gramos de jamón ibérico.
2 cucharadas de tomate frito natural (opcional).
A.O.V.E.
1 tostada de pan frito.
2 dedos de Vino de Rueda Solera.
1 pizca de Pimentón agridulce de La Vera (opcional).
Agua.
Sal.

Preparación:

Debullamos (galego) (desgranamos) (castellano) las habas dulces de sus vainas, tarea que nos llevará “cierto tiempo” -no demasiado- dado que no es un trabajo tan sencillo y rápido como desgranar alubias, fabas o fabes secas. Clasificamos las habas dulces por tamaño y reservamos.

Sobre una cazuela vertemos un poco de A.O.V.E y comenzamos a pochar a fuego lento la cebolla roja y la cebolleta que previamente hemos picado en brunoise. Transcurridos unos minutos las hortalizas estarán tiernas. Incorporamos el jamón picado y removemos durante un par de minutos. A continuación, rociamos con una pizca de pimentón agridulce, incorporamos el tomate frito y sofreímos durante 3 minutos más. Posteriormente añadimos las habas tiernas. Sofreímos todos nuestros ingredientes durante 5 minutos más para que los sabores se mezclen bien. Vertemos el vino de Rueda Solera subiendo la temperatura del fuego hasta consumir el alcohol del vino. A continuación, vertemos un poquito de agua, sólo el necesario hasta cubrir las habas dulces o tiernas. En mi caso, mantuve la cocción durante unos 15 minutos a fuego lento, corrigiendo el punto de sal. Finalmente, le incorporé a la salsa una tostada de pan frito que previamente machaqué en el mortero, añadiendo algunas cucharadas de la salsa de este sabroso plato.

Para presentar el plato, freiremos 3 huevos camperos en abundante A.O.V.E, rociando sobre ellos una pizca de sal y los situaremos sobre las habas. También podemos freír unas tostadas de pan artesano gallego para disfrutar de este plato rico de nuestra cocina tradicional.

Creo que aún estáis a tiempo para disfrutar de estas habas dulces y tiernas de temporada así que ya no tenéis disculpa alguna para comer y compartir un plato rico, rico de verdad.

Print Friendly, PDF & Email