Ha sido un placer disfrutar con vuestra familia.
Ridente ya sabía que no vendría sola desde Venecia
Una vez más el carnaval (Entroido) aparece en escena, aportando una gran multitud de actores a quienes les caracteriza la alegría y el desenfado de la fiesta.Comamos y bebamos y cantemos y holguemos, que mañana ayunaremos. Debemos confiar y no perder la esperanza ante tan sabrosas viandas en que al fantasma del paro se lo llevarán de ronda mis queridos amigos por las bellísimas calles y los hermosos y encantadores canales de Venecia, y lo embriagarán de buen vino hasta que se olvide de todos nosotros, sobre todo de los que lo están pasando especialmente mal en estos tiempos de crisis económica.
Querido José, que puedo decirte de los grelos y de esta excelente cachola de cerdo casero que nos has regalado, dos productos paradigmáticos de nuestra tierra e increíblemente deliciosos.Para muchas personas–entre las que me encuentro– la cachola o cabeza de cerdo es la parte más deliciosa de este generoso animal que con mucha frecuencia alegra de generosas viandas nuestras mesas. A la cachola le caracterizan una gran variedad de sabores, dependiendo de la parte o sección que escojamos.Recuerdo con cariño aquellos bocadillos de sardinillas en aceite de oliva y de deliciosas anchoas que nos preparaban durante el recreo en el bar del colegio de los Hermanos Maristas, en la calle Teresa Herrera de A Coruña y en las tiendas que a modo de soportal había en la antigua Plaza de Lugo. Os comento este grato recuerdo con mucho cariño porque si deliciosos eran estos bocadillos, deliciosos son también los bocadillos con pan fresco de nuestra tierra, rellenos de restos de lacón y cachola prensados y previamente cortados en láminas como fiambre.

A Luis del Olmo, el botillo le apasiona y no me extraña, pero es precisamente a mí a quien me deja el cuerpo de jota este sabroso plato de la cocina tradicional de mi querida tierra.

Y que comentaros de los deliciosos y saludables grelos de mi tierra, un producto amparado por la Indicación Geográfica Protegida Grelos de Galicia, un producto singular que nos aporta un sabor inolvidable. Los grelos son un producto agrícola ” multidisciplinar ” que nos permitirá sorprender a nuestros comensales combinándolos con productos del mar y de la tierra sin límites, siendo la única barrera para su preparación, nuestra propia creatividad gastronómica. Las patatas de Galicia son las mejores de España, así lo siento y así lo expreso sin acritud, y teniendo en cuenta que los gallegos no podemos vivir sin patatas; ¿Qué más se puede pedir que vivir en A Coruña?.
La abuela Ángeles siempre atenta a los más pequeños a quienes ha cocinado una sabrosa sopita de fideos con el delicioso caldo de este manjar. Ella ha hecho posible que todos nosotros hayamos disfrutado de una mesa amplia y generosa a la que han asistido nuestros invitados.


Querida Ángeles; ¡qué sopa de fideos más deliciosa!.

Unos buenos garbanzos no pueden faltar como acompañamiento de este sabroso plato,

Las sabrosas filloas de Pirucha (nuestra prima) se caracterizan por su aroma y delicioso sabor. No necesitan de nata, miel, cremas y mermeladas variadas como aderezo para realzar su calidad. Aprovechando la oportunidad de que Pirucha está estos días entre nosotros, está misma tarde, con leche entera, huevos caseros, harina, sal, agua y tocino ibérico repetiremos la fazaña para asimilar su preparación y que la tradición no se pierda en la familia.
En la preparación de estas riquísimas flores de carnaval han participado, Ángeles, Fina, María y Lita. Son unas artistas de la repostería y gracias a ellas, este aficionado a la gastronomía va aprendiendo poquito a poco el buen hacer culinario, dejándose querer a un mismo tiempo.
Estas deliciosas orejas son de la pastelería-confitería Gascón de Ferrol (A Coruña). Para mí personalmente son excelentes, y yo diría que adictivas, os las recomiendo con cariño.
Esta aportación a Gastronomía en Verso, se la dedico con mucho cariño a las mujeres de nuestra casa, especialmente a Ángeles que ha preparado una laconada increíble, tan deliciosa que no han podido resistirse a mi invitación los generosos espíritus amantes de la pasta italiana.

Amig@s, el carnaval aún no ha finalizado, comamos y bebamos y cantemos y holguemos, que mañana ayunaremos.

Carpe diem.

 

Print Friendly, PDF & Email