Rico, sutil, delicioso y elegante“….. Así definía  @lacocinaesvida de una forma magistral a la palometa roja, en un  comentario aportado en Instagram.

Hoy comparto con vosotros la sencilla forma de preparación al horno de estos pescados que compré a Tamara en el Mercado de Elviña. Los tres machos tenían un peso neto sin vísceras de 1,5 kg y su coste ha sido de 8 €/kilo. Como podéis observar no eran demasiado grandes pero no podían estar más frescos, un producto excelente.

En esta ocasión, opté por sofreír durante unos 3 minutos a fuego lento, dos cebollas rojas, una cebolla blanca en juliana, tomates Cherry a vuestro gusto, dos dientes de ajo morado y dos deliciosos Pimientos de Arnoia en tiras con un poco de A.O.V.E y un poquito de sal. Freímos un poquito cuatro patatas de Coristanco en rodajas de unos 5 milímetros y reservamos. Ya sólo quedaba situar en una fuente amplia, rodeados de nuestros ingredientes, a los tres pescados que previamente habíamos salado con sal entrefina por su interior y exterior con una hora de antelación.

Antes de introducir la fuente en el horno -calor arriba y abajo- previamente precalentado a 180ºC, rociaremos los pescados con un poco de A.O.V.E y medio vaso de vino Godello que sea de vuestro agrado. En esta ocasión, ha sido un vino blanco Godello Ladairo de Bodegas Monterrei. El tiempo de horneado ha sido de 30′ (20′ por kilo neto de pescado). El resultado ha sido excelente y no puedo menos que recomendaros que os animéis a cocinar este sabroso pescado que ahora precisamente está en comida.

En Gastronomía en verso, en esta sencilla cocina virtual y tradicional a un mismo tiempo, podéis acceder a varias recetas de pescados y mariscos. Recordad que el consumo de pescado es cardiosaludable así que ya no tenéis disculpa alguna para poner en práctica vuestra creatividad en vuestros fogones.

¿Qué hortalizas deberíamos añadir a los pescados al horno?….Recuerdo que cuando cociné por primera vez el mero al horno, Saladina (pescadera ya jubilada de la Plaza de Lugo en A Coruña) me dijo que utilizará todas las hortalizas que tuviera en el frigorífico para aquella ocasión. Con esta “anécdota” sobran más palabras queridos amigos.

Comparto con vosotros algunas fotografías del paso a paso de esta sencilla receta.